Volver atrás...

La tos

¿Por qué tosen nuestros perros?

Una de las llamadas frecuentes, es la del propietario asustado porque su perro tose, mucho y muy fuerte, parece que se ahoga y después hace como si tragara, incluso algunas veces vomita;  en realidad no es un vómito, como luego comentaremos.

Bien, igual que en las personas, la tos es un síntoma común a muchas enfermedades. La tos no es mala, es un mecanismo defensivo en el que el cuerpo expulsa violenta y ruidosamente el aire para que con él salgan cuerpos extraños o mucosidades.

Pueden toser por:

Patologías del aparato pulmonar. Las causas más frecuentes de tos son, de arriba abajo, las localizadas en  tráquea, bronquios o pulmones, entonces serán traqueítis, bronquitis, bronquiolitis y neumonía o la combinación de estos problemas.

Porque algo extraño ha entrado en la garganta y la está irritando o la ha irritado, como puede ser humo, polvo o que se les ha clavado algo en la garganta (el famoso hueso de pollo, que les puedo asegurar que es mucho menos frecuente de lo que podamos pensar).

Porque tienen un problema cardiaco por acúmulo de líquido en el pulmón,  o por compresión del corazón “gigante” sobre un bronquio o sobre la tráquea.

 

¿Cómo distinguirlas? ¿Cuándo preocuparnos? ¿Qué podemos hacer?.

Como siempre, preguntar al veterinario, pero, también como siempre, tener hecha la tarea al acudir a nuestro veterinario, es decir, poder responder a las siguientes preguntas:

¿Qué le sucede?
Evidentemente que tose, pero vamos a concretar algo más.

¿La tos es fuerte o débil?
La pregunta tiene mucha importancia, una tos fuerte sonora indica un buen funcionamiento del aparato respiratorio que “tiene suficiente fuerza como para intentar expulsar lo que le está molestando. Por el contrario la tos débil puede ser indicio de un proceso grave (…) La tos débil, especialmente la que se acompaña de ruido al expulsar el aire y que tiene al animal tumbado, esa sí nos debe de preocupar inmediatamente.

¿Seca o húmeda?
La tos productiva, la que elimina moco, está consiguiendo aquello para lo que fue creada, sin embargo la tos seca o imitativa no elimina nada y se auto perpetúa al excitar los receptores para la tos; esa tos no productiva no está cumpliendo ninguna función y debemos eliminarla con antitusígenos.

¿Se acompaña de otros síntomas?
Los mocos, la fiebre, la intolerancia al ejercicio, conjuntivitis,…., o no sé, cojera. Debes de explicárselo  a tu veterinario.

¿Desde cuándo?
Una tos que dura más de tres semanas debe de considerarse crónica y, lógicamente, la causa que la provoca lleva también mucho tiempo en el animal, ya sea alergia, insuficiencia cardiaca u otra patología.

¿Cuál ha sido la evolución?
Mejor, peor, igual o periodos de mejoría seguidos de recaídas.

¿A qué lo atribuye?
Por ejemplo, es importante comentar si ha estado en relación con otros perros o ha podido coger frío o ha estado en algún lugar muy contaminado… o qué se yo.

¿Has intentado algún tratamiento?
Naturalmente el tratamiento primario para la tos son los antitusígenos, pero, como hemos visto antes, no siempre hay que eliminar la tos. Además muchas veces no es fácil conseguir que el animal deje  de toser.


Como consejo general, lo único que sabemos que beneficia siempre es estar correctamente hidratado. Conseguimos calmar la irritación de la garganta, disolver el moco y evitar la deshidratación.

 

Causas frecuentes de tos


Hay dos causas principales de tos en los perros:

Traqueo bronquitis infecciosa o tos de las perreras, es una enfermedad infecto-contagiosa, muy aparatosa,  pero en un 95% benigna,  que cursa con una espectacular tos seca, la que les decía antes que hace al propietario llamar al veterinario. Vale,  pues yo tengo un refrán para estos casos: “la tos que molesta al propietario no asusta al veterinario”,  que quiere decir que, cuanto más fuerte es la tos, menos grave es, esa que yo estoy oyendo por el teléfono mientras me habla el propietario indica que el animal y su aparato respiratorio funcionan bien y tienen fuerza suficiente para tratar de expulsar lo que le está molestando; no quiere decir que no tengamos que tomarlo en serio, la traqueo bronquitis hay que tratarla y puede complicarse, sobre todo en cachorros y en perros ancianos, pues  puede desembocar en neumonía o en bronquitis crónica.  Lo que quiero decir es que no es urgente, que el animal no se está muriendo, como parece.

Tos cardiaca. La segunda causa por orden de frecuencia, es la tos que recuerda a la del fumador crónico, está asociada a un pobre funcionamiento del corazón y la tos se produce por los mecanismos antes enumerados.

Bien, volviendo a la tos de las perreras decir que es una enfermedad de etiología múltiple, intervienen varios virus, también bacterias, principalmente la bordetella bronchiseptica, se une también los cambios de temperatura, la falta de ventilación, el hacinamiento o el stress, y cursa con tos seca, que se agudiza por la noche, dura alrededor de dos semanas y es, al estar implicados virus, una enfermedad “que hay que pelar”.  El tratamiento veterinario solo busca evitar las complicaciones y mejorar la sintomatología, como ocurre, por ejemplo con nuestra gripe: el Frenadol nos alivia pero la gripe dura unos siete días con medicación y una semana sin medicación, lo que tarda nuestro cuerpo en vencerla. En la tos de las perreras usamos antiinflamatorios, antitusígenos y antibiótico si sospechamos o tememos complicación bacteriana, y es fundamental, yo creo que es la parte más importante del tratamiento, que el animal está correctamente hidratado. No es tan espectacular como las pastillas o las inyecciones pero que el animal tome suficiente agua, bien directamente o bien a través de la comida es la mejor medicina para superar de la mejor forma posible esta enfermedad.

En los gatos las dos causas más frecuentes son la rinotraqueitis, el equivalente a nuestra gripe y la segunda causa es el asma felina.


Volver atrás...